Alergias a gatos y perros

Objetivos de aprendizaje

Después de este capítulo, los participantes podrán:

  • enumerar todos los alérgenos descritos en gatos y perros e identificar los que están disponibles para el diagnóstico resuelto por componentes
  • explicar las reactividades cruzadas comunes de los alérgenos de perros y gatos
  • describir las aplicaciones del diagnóstico resuelto por componentes para apoyar el diagnóstico de alergia a mascotas.

Alergias a gatos y perros

  • Los animales mamíferos con pelo, como los gatos y los perros, son una fuente importante de alérgenos en espacios interiores.1
  • En Europa, la prevalencia media de la sensibilización a perros y gatos es del 26,3 % y 27,2 %, respectivamente.2,3 Sin embargo, la sensibilización varía mucho de un país a otro, ya que los países nórdicos presentan una mayor sensibilización tanto a los gatos como a los perros en comparación con otros países europeos.3
  • La sensibilización a los animales domésticos puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de rinitis alérgica y asma.4,5
  • Las reacciones alérgicas pueden ocurrir por inhalación o ingestión de alérgenos presentes en la orina, suero, caspa y saliva de gatos o perros.5–7
  • Sin embargo, la exposición a los alérgenos de gatos y perros no se limita a las personas con animales domésticos. Las propiedades aerodinámicas y la facilidad para adherirse a la ropa y al cabello hacen que los alérgenos de las mascotas se propaguen a entornos públicos, lo que pone a las personas de la población general en riesgo de sensibilización.8–11

Alérgenos en gatos y perros (I)5

  • Se han identificado los siguientes alérgenos en gatos y perros:

Alérgenos en gatos y perros (II)5,12–14

Reactividad cruzada en alergia a gatos y perros (I)

  • El gato, el perro y el caballo contienen alérgenos de reactividad cruzada, lo que dificulta la identificación de la Fuente de sensibilización primaria.5
  • La mayoría de los alérgenos de gatos y perros pertenecen a las familias de la lipocalina y la albúmina sérica:
    • Las lipocalinas se caracterizan por una estructura tridimensional común y una identidad de secuencia de aminoácidos baja. A menudo se sintetizan en las glándulas salivales y se dispersan en el medio ambiente a través de la saliva y la caspa.5
    • La albúmina sérica son moléculas que presentan una alta reactividad cruzada y que a menudo abundan en la caspa y la saliva.5
  • Las reactividades cruzadas pueden producirse con alérgenos que pertenecen a la misma familia de proteínas:

Reactividad cruzada en la alergia a gatos y perros (II)23

Diagnóstico resuelto por componentes (CRD)4

Existen pruebas de diagnóstico convencionales, incluidas las pruebas de IgE específica y el prick test, para realizar pruebas de sensibilización a extractos de perros y gatos.
El CRD también está disponible y puede:

  • mejorar la especificidad del diagnóstico en especies individuales
    • por ejemplo, pruebas para alérgenos específicos de determinadas especies, como Can f 1 para perros
  • identificar la sensibilidad específica a un alérgeno con respecto a diferentes patologías alérgicas
    • por ejemplo, el uso de Fel d 2 o Sus s (albúminas porcinas) para identificar a los pacientes con síndrome cerdo-gato o α-gal (Fel d 5), que se asocia a anafilaxia retardada a la carne roja pero no a asma o rinitis alérgica
  • identificar los alérgenos que causan sensibilización en los pacientes pero que se encuentran en número reducido en los extractos normales
  • identificar moléculas de reactividad cruzada que son clínicamente significativas.
    • por ejemplo, Can f 6, Fel d 4.

Uso del CRD en el diagnóstico de la alergia a gatos y perros

  • El prick test con extractos se utiliza en pacientes con síntomas clínicos relevantes y una historia médica y un examen indicativos;12 sin embargo, los extractos estandarizados y de alta calidad a menudo no están disponibles para el diagnóstico de alergia a mascotas, especialmente en alergias a perros.24, 25
    • Por lo tanto, es aconsejable realizar una prueba de IgE específica contra el extracto completo y utilizar el CRD para analizar una serie de alérgenos de perro disponibles.12, 26
    • En pacientes en los que se sospecha de alergia a los gatos, se puede utilizar indistintamente la prueba de IgE contra el extracto completo o Fel d 1.12
  • El uso del CRD también es aconsejable en pacientes polisensibilizados.
    • Es habitual que los pacientes estén sensibilizados simultáneamente a gatos y perros. Por ejemplo, el 75% de los individuos sensibilizados a una mascota tienen catorce veces más probabilidades de estar sensibilizados a otros animals.12, 27
  • En pacientes con asma grave, el CRD puede ser útil para tratar de predecir los síntomas clínicos y la gravedad.12
    • La sensibilización a Can f 2, Can f 5, la polisensibilización a ambos animales (y a caballos) y la polisensibilización a las lipocalinas son frecuentes en pacientes con asma grave.28
  • En mujeres con alergia al plasma seminal humano, el CRD puede resultar beneficioso para determinar la reactividad cruzada.12
    • Puede producirse reactividad cruzada entre Can f 5 y el antígeno prostático específico humano29, 30 – la sensibilización a Can f 5 es específica para perros machos, por lo tanto, la familia puede mantener / obtener un perro hembra o castrar al perro macho.5

¿Pueden ser las pruebas resueltas por componentes más beneficiosas que otros métodos a la hora de apoyar el diagnóstico de las alergias a gatos y perros?

Resumen

  • El gato, el perro y el caballo contienen muchos alérgenos de reactividad cruzada, lo que dificulta la identificación de la fuente de sensibilización primaria.
  • El CRD es específico del alérgeno de interés y puede ser una herramienta útil en pacientes polisensibilizados para varios animales peludos.
  • La identificación de sensibilizaciones a alergenos específicos puede proporcionar información sobre posibles síndromes alérgicos que un paciente puede estar experimentando.

Referencias

  1. Curin M, Hilger C. Allergologie Select. 2017;1(2):214–22.
  2. Liccardi G et al. Translational Medicine. 2016;14(3):9–14.
  3. Heinzerling LM et al. Allergy. 2009; 64(10):1498–506.
  4. Konradsen JR et al. J Allergy Clin Immunol. 2015;135(3):616–25.
  5. Matricardi PM et al. (Editors). Molecular Allergology User’s Guide. 2016. Zurich: European Academy of Allergy and Clinical Immunology.
  6. Anderson MC. J Allergy Clin Immunol. 1985;76(4):563–9.
  7. Chan SK, Leung DYM. Allergy Asthma Immunol Res. 2018;10(2):97–105.
  8. Custovic A et al. Thorax. 1998;53(1):33–8.
  9. Custovic A et al. Clinical and Experimental Allergy. 1998;28(1):53–9.
  10. Munir AKM et al. J Allergy Clin Immunol. 1993;91(5):1067–74.
  11. Custovic A et al. Am J Respir Crit Care Med. 1997;155(1):94–8.
  12. Dávila I et al. Allergy. 2018;73(6):1206–22.
  13. Smith DM, Coop CA. Ann Allergy Asthma Immunol. 2016;116(3):188–93.
  14. Khurana T et al. Ann Allergy Asthma Immunol. 2016;116(5):440-6.
  15. Kohnen HC et al. Allergy. 1997;52(2):179–87.
  16. Posthumus J et al. J Allergy Clin Immunol. 2013;131(3):923–5.
  17. Apostolovic D et al. Allergy. 2016;71(10):1490–5.
  18. Commins SP, Platts-Mills TAE. Curr Allergy Asthma Rep. 2013;13(1):72–7.
  19. Chruszcz M et al. Biochim Biophys Acta. 2013;1830(12):5375–81.
  20. Morisset M et al. Allergo J Int. 2016;25(3):76–81.
  21. Nilsson OB et al. Allergy. 2012;67(6):751–7.
  22. Jakob T et al. Allergy. 2013;68(5):690–1.
  23. Kleine-Tebbe J, Jakob T. (Editors). Molecular Allergy Diagnostics. 2015. Cham: Springer International Publishing.
  24. van der Veen MJ et al. J Allergy Clin Immunol. 1996;98(6 Pt 1):1028–34.
  25. Curin M et al. Int Arch Allergy Immunol. 2011;154(3):258–63.
  26. Uriarte SA, Sastre J. Allergy. 2016;71(7):1066–8.
  27. Liccardi G et al. J Investig Allergol Clin Immunol. 2011;21(2):137–41.
  28. Konradsen JR et al. Pediatr Allergy Immunol. 2014;25(2):187–92.
  29. Basagaña M et al. J Allergy Clin Immunol. 2008;121(1):233–9.
  30. Basagaña M et al. Int Arch Allergy Immunol. 2012;159(2):143–6.
 
PCM Scientific, 140 London Wall, London EC2Y 5DN